domingo 30 de abr 2017

Historia y belleza en esencia. Hacienda de Peotillos

9 de junio de 2015 por


unnamed-1

unnamed-4

Por: Diana López.

¿Sabías que San Luis Potosí tiene uno de los patrimonios más ricos en historia y tradición? Y la mejor parte no es esa, sino que hay testigos aún que, silenciosos, se mantienen en pie y fuertes para demostrarnos el esplendor de los tiempos pasados en el estado.

Los “cascos” o conjunto de fincas de lo que fueron las haciendas, se encuentran distribuidas a lo ancho del territorio potosino. ¡Hay más de 200 en el estado! Sin embargo, la mayor parte se concentran de manera especial en el altiplano potosino

Algunas de ellas se mantienen en buenas condiciones, otras, completamente en el abandono. Pero todas muestran su imponente arquitectura y son el vivo reflejo de un pasado económico y artístico de todo el Estado.

Personalmente, conozco unas cinco haciendas del estado potosino, por el momento, me concentraré en platicarte de la Hacienda de Peotillos, pero he de resaltar que mi visita en cada una, me remonta a un ambiente de productividad, esplendor y lujo que muy pocas familias fueron capaces de darse. Cada muro, viga y habitación que permanece ambientada o decorada con el esplendor de la época, transporta al visitante, sin duda, a un tiempo lleno de historia y magia que bien vale la pena recorrer.

 

 

Religión y batallas como parte de su historia.

Ubicada a 55 kilómetros de la ciudad de San Luis Potosí hacia el noreste, en el municipio de Villa Hidalgo, se encuentra la Hacienda de Peotillos, nombrada así por sus tierras de pellote, fue una de las más importantes del estado.

Llama la atención por lo singular de su historia y por su extensión territorial. Llegó a tener 197 mil hectáreas cuando se encontraba en posesión de la orden Carmelita en el siglo XVIII, orden religiosa bajo la cual se dieron las órdenes de construcción de la hacienda. La casa grande, por su parte, posee un patio con amplios corredores y un torreón con un mirador, que sin duda, es lo primero que llama la atención del visitante.

Se mantienen en pie la casa de los Carmelitas, la huerta, la fábrica de mezcal y las trojes.

 Peotillos iba a ser un regalo de Pablo Ibarra para Maximiliano y su esposa Carlota, como una casa de campo, pero nunca visitaron la propiedad. Además, dos ilustres visitantes estuvieron en la hacienda. Uno de ellos fue el insurgente Francisco Javier Mina, quien libró una batalla en los alrededores de la hacienda el 17 de junio de 1917, derrotando al realista Armiñán.

El mariscal francés Bazaine, estableció su cuartel general en esta construcción en el año de 1866, en plena Intervención Francesa.

Tiempo después, perteneció a las familias Del Villar Kretchmar, García Muriel y Muriel García.

 

Un recorrido para viajar en el tiempo.

El trayecto inicia en la casa grande, donde se encuentra una gran puerta de madera por la cual se puede ingresar y adentrarse, llegando a una bella fuente que nos anima a continuar el paseo por los largos corredores y las 20 habitaciones de la propiedad, que todavía se conservan en buen estado; éstas están repletas de viejas fotografías y mobiliario de diferentes épocas, paredes coloridas con pinturas al fresco de dónde cuelgan candelabros muy antiguos, en específico de los siglos XIX y XX.

En el segundo piso, sobresale un torreón con un mirador que permite observar todo el valle que le circunda. También es posible apreciar lo que fueron las casas de los antiguos frailes carmelitas, ruinas de la fábrica de mezcal y algunas trojes; la huerta con abundantes árboles de naranja y azahares, así como su capilla, donde todavía se celebra la misa los domingos.

En fin, la Hacienda de Peotillos es una edificación que maravilla al adentrarse en ella. ¿Quieres más? En muchos de sus rincones hay verdes helechos que armonizan perfectamente con los muros y techos, los cuales todavía preservan sus azulejos y grabados originales.

Actualmente sirve a modo de museo, y permite que los visitantes observen antiguos documentos, pinturas, libros, lámparas, piedras, piezas prehispánicas y objetos de obsidiana.

¡Visítala! Y descubre más acerca de las maravillas y vestigios que ofrece el estado potosino.

[image_gallery images=”12710:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/06/unnamed-17.jpg,12711:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/06/unnamed-24.jpg,12712:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/06/unnamed-31.jpg,12713:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/06/unnamed-43.jpg,12714:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/06/unnamed8.jpg,” ][/image_gallery]